Por: José Edilberto Zuluaga Gómez

Aranzazu, a pesar de ser pequeño, registra diversos ambientes sociales en las horas del día y en la semana.  A las seis de la mañana se llena El Unicornio cuando los fieles salen de la misa; el bar Ganadero reciben muchas visitas a las once de la mañana, antes del almuerzo. El tradicional bar “La Estación” de la galería, de igual manera, en la mañana se llena de vecinos y comerciantes. Este café ha visto desfilar los más distinguidos bebedores. El Centro Social en la transcurso del día las señoras hacen su visita. En otros tiempos las señoras no salían a la calle, y menos a un bar o cafería. Pero ahora se paseanpor los diferentes lugares de Aranzazu.

Otro ambiente bien diferente es el de Bamby, en donde los caballistas hacen eternas visitas en medio de tragos y amigos. El bar Bolívar un ambiente de cerveceros y música a todo volumen.

En el sector de la Empresa Arauca existen locales exclusivos para los viajeros y con muy  buena comida.

El bar de los artesanos, en el pasaje nuevo, es un sitio bien agradable y su ambiente no se   parece a los anteriores, y sus servicios son especializados con buena atención.

Si miramos el Café Grande, el Café de Abajo, bien tradicional, reúnen a los jugadores de billar y naipe.

El local de Gloria Alzate, con su ambiente familiar de kumis y sirope.

Sin contar la exquisita heladería y cafetería en el pasaje debajo de la alcaldía, Okusca. Buen paisaje y una exclusividad bien administrada. 

El antiguo Salón Gloria, diagonal del Bamby, tiene su ambiente con buen chocolate y almojábanas.  Y más adelante la cafetería Golosinas, alejado del ruido y se puede conversar.

Antes había cantinas en todo el pueblo y era normal ver un hombre sentado con la  botella y oyendo música. Hoy podemos cambiar de ambiente cuando queramos perdernos en los diversos locales.

No nos podemos quejar para conversar y darnos gusto en la visita.

About the author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: