El Carro Fantasma

Por: Rafael Giraldo

Refiere el señor José Jesús Botero Cano (Chano), que por allá en los años sesenta,   dos de sus hermanos cuando se dirigían a la casa paterna en La Pradera,  a altas horas de la noche y un poco más arriba de la casa conocida como La Veranera, observaron cuando a la altura donde hoy se encuentra establecido el estadero Mi Tierra, se detuvo un vehículo de la época, coincidiendo con una pequeña luz que se desplazó lentamente desde el Tejar que en la loma del frente existía y al parecer abordó el misterioso vehículo.

Ellos, con la expectativa  de darse cuenta de qué se trataba, escucharon  el rugido del motor cuando arrancó y lo único que pasó frente a ellos fue un viento helado como supuesto efecto del paso de la aterradora máquina  sin  que hubiese lugar a la particular percepción que produce la combustión de la gasolina con el polvo de la carretera; por el contrario era un repugnante olor a  mezcla de carbón con barro cocido.

About the author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: