LOS IMPUESTOS DE MI PUEBLO


Por: Juan Diego Gallego Serna

La cuestión de vivir en un pueblo pequeño como Aranzazu, haría pensar a algunos y si no a la mayoría, que no tenemos grandes obligaciones tributarias en nuestra municipalidad. A diferencia de lo que se piensa en nuestro terruño, de conformidad con el nuevo estatuto tributario municipal del año 2016, se adoptan y regulan alrededor de veinticinco (25) ingresos tributarios o no tributarios, los cuales algunos son creados por ley y otros mediante acuerdo municipal. ¿Conocíamos esto?

Pero; ¿De dónde provienen los impuestos o tributos y qué son? Para el economista alemán Eheberg los “impuestos son prestaciones al Estado y entidades de derecho público que reclaman, en virtud de su poder coactivo (obligatorio) en forma y cuantía determinados unilateralmente y sin contraprestación especial con el fin de satisfacer las necesidades colectivas” (subrayado por fuera del texto), la finalidad de los impuestos es entonces, dar herramientas económicas, para el funcionamiento y la construcción de infraestructuras como; carreteras, caminos, redes eléctricas, puentes, acueductos, entre otros;  prestar los servicios públicos de sanidad, educación, defensa, sistemas de protección social, dentro de conceptos de equidad y de solidaridad, teniendo estos origen en Colombia desde el carácter Constitucional.

Desde tiempos antiguos y a partir de la existencia del hombre pensante han existido los impuestos. En las primeras formas de sociedad, los impuestos eran aplicados por los soberanos o jefes. Si bien, no es posible determinar donde se iniciaron las practicas tributarias, las primeras leyes feudatarias aparecieron en Egipto, China y Mesopotamia. Por ejemplo, en Egipto una forma común de tributar era por medio del trabajo físico, así, en la construcción de la pirámide del rey Keops en el año 2,500 A. C. se requirió aproximadamente de 100.000 personas y se realizó mediante esta modalidad.

Los pueblos antiguos como el imperio romano en sus inicios, en relación a sus vecinos vencidos en guerra, que se convertían en colonias, imponía impuestos económicos de entrega de bienes, de tierras o alimentos como una forma de sujeción y dominio sobre estos, situación que permitido que los ciudadanos Romanos no pagaran sus impuestos. Así como estos, existen gran cantidad de ejemplos a través de la historia, por medio del cual se imponían los impuestos o tributos, para realizar los fines del estado y de los pueblos.

A nivel municipal y retomando lo indicado inicialmente, en el Estatuto Tributario Municipal, se permiten implementar los impuestos creados por las leyes de la República, así como la creación de algunos impuestos por el concejo municipal. Explicado de otra manera, en algunas ocasiones el Congreso de la República crea y determina las reglas generales de los impuestos, y los Concejos Municipales realizan la tabulación, determina el porcentaje de cada impuesto dependiendo de rangos estipulados y aplican los procedimientos para la administración, determinación, discusión, cobro, devoluciones y sanciones a los impuestos administrados.

En un municipio como Aranzazu de sexta categoría, los principales impuestos y los que generan mayores recursos;  son el impuesto de Industria y Comercio y el impuesto al Predial Unificado, sin embargo son tributos que no representan gran cantidad de aportes, a diferencia de lo trasladado desde el Gobierno Nacional, que a la larga es poco dinero para cumplir y satisfacer las necesidades de la ciudadanía.

Aranzazu en temas de comercio, ha estado a la vanguardia, llegando a generar para la administración un recaudo de 296 SMMLV en impuesto de industria y comercio en el año 2017. Este, el gravamen que se aplica sobre la venta de bienes y servicios, así como actividades industriales, o industriales, que se causen dentro del municipio por un contribuyente con o sin un establecimiento comercial. Las tasas que rigen las tarifas varían entre el 0,2% y el 1,4% de los ingresos de la persona que ejerce la actividad comercial, estas fijadas específicamente por el Concejo Municipal, por facultades de ley, como se mencionó.

El impuesto predial unificado es la contribución anual que debe de efectuar cada uno de los propietarios o poseedores de los bienes del municipio, cobrado y administrado por los mismos municipios en los que se ubica el inmueble o lote; impuesto que se causa el 01 de Enero de cada año hasta el 31 de Diciembre de dicho año.

Si bien las tasas que aplican para el impuesto predial varían entre 0,3% y 3,3%, correspondiendo al equivalente de las tasas con relación al avaluó catastral de cada inmueble; en Aranzazu y en muchos municipios de Colombia se presenta la dificultad de que dichos avalúos no corresponden a las condiciones en que deberían ser, respecto al potencial que se obtendría. Una actualización del avaluó catastral según el IGAC, consistiría en el conjunto de operaciones destinadas a renovar los datos de la formación catastral, revisando los elementos físicos y jurídicos del catastro, o en otros términos equivaldría a inspeccionar las condiciones tangibles y legales de los inmuebles.

Lo cierto del caso, es que nuestro municipio no se hace una actualización catastral desde hace catorce (14) años, por tanto las finanzas y los recaudos no son los suficientes y generan decadencia para satisfacer las necesidades de nosotros los pobladores; sin embargo somos nosotros los ciudadanos, los primeros en poner trabas cuando alguna administración quiere realizarlo, sin ponderar los beneficios que generaría.

En el año 2017 la Administración Municipal recaudo por el impuesto predial unificado 243 SMMLV aproximadamente.

En nuestra próxima entrega dedicaremos nuestras letras a dar una explicación de otros impuestos del municipio.

About the author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: