El monte del Silencio

Por: Rafael Giraldo

En la cordillera de Miraflores sobre un viejo camino de arriería  que cruza en sentido norte-sur en tre predios correspondientes la vereda del mismo nombre y El Diamante, muy cerca a un empinado trecho apropiadamente denominado MATACABALLOS, aledaño al predio SIERRA MORENA, se encuentra una tupida zona boscosa con gigantes yarumos, corpulentos robles y helechos de diferentes especies, conformando el monte que misteriosamente los pobladores de la región lo designaron desde tiempos inmemoriales como EL SILENCIO.

Desde la infancia, y por la cercanía que la casa paterna tenía con este lugar, escuchaba a los lugareños relatos espeluznantes de seres que lo habitaban o frecuentaban, lo que me parecía paradójico porque no guardaba relación alguna con el apelativo fijado, y estos iban  desde la  Patasola, la Madremonte, Duendes, Brujas,  el Hojarasquín del Monte y una gallina con pollitos de oro que al acercársele desaparecía.

Estas historias  eran reforzadas cuando a altas horas nocturnas se escuchaban tétricos y largos gritos que con el paso de los años me di cuenta que esa montaña era habitada por considerable población de monos aulladores.

About the author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: