Una bala en el talón de la estatua de Bolívar

Por: Jorge William Duque Zuluaga



Hace algunos años el periódico La Patria de Manizales publicó un artículo sobre el orificio que tiene la estatua de Bolívar en el parque principal de Aranzazu, en este mencionaba que durante un hecho trágico acontecido el 5 de septiembre del año de 1935; donde unas personas de Salamina entre ellas su alcalde Roberto Gómez Mejía durante una balacera asesinaron a  Marco Tamayo, Manuel Tamayo, Carlos Castaño y Manuel muñoz y otros tantos quedaron gravemente heridos, pero lo más indignante para los moradores de este remanso de paz fue el asesinato de doña Emilia Aristizábal de Vásquez. Pero ese día el valor de una heroína, doña Mercedes Montes arrebató el arma del asesino y detuvo la masacre.

Dice entonces el artículo que una de las balas fue a parar en el talón izquierdo de la estatua de Bolívar.

Con esta introducción necesaria para entender lo que a continuación vamos a relatar, este el hecho más violento sucedido en Aranzazu para su historia protagoniza una polémica que merece la discusión de los conocedores de la historia.

Analicemos que en el año de 1935 aún no existía en el parque de Bolívar esta estatua, se tenía en honor al libertador un busto, que actualmente se encuentra en la Escuela Policarpa; la estatua actual fue puesta el 20 de julio de 1957, cuando se remodeló por primera vez el parque del municipio. Por lo tanto no concuerdan los hechos con la fecha, es decir; no es posible que una bala del año 1935 haya causado el orificio del talón del Bolívar que actualmente está en el parque.

Pero lo curioso es que ese talón sí tiene un orificio causado por una bala, nos dimos a la terea de investigar con expertos en criminalística que indican que sí tiene las características de un impacto por proyectil. ¿Entonces qué pasó?

En la década de los 70´s un grupo de personas inconforme por las tarifas del servicio eléctrico protagonizaron una asonada que puso en vilo la tranquilidad del municipio, con piedras atacaron la sede de la Alcaldía Municipal a lo que la fuerza pública se vio obligada a usar armas para despejar el disturbio. Algunos testimonios de personas que figuraron en el evento indican que mientras ellos se escondían en uno de los muros del parque de la época la Policía disparó en diferentes ocasiones.

Ya con estas premisas podemos decir que la publicación del diario La Patria no puede sustentarse para la realidad y tampoco está del todo mal, solo contó la historia de manera equivocada.

About the author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: